Cómo Liberarse del Apego Emocional

Cómo Liberarse del Apego Emocional

He tenido muchas experiencias en mi vida en las que luché con el apego emocional. Básicamente, estuve obsesionada hace tiempo por una persona y no podía dejar ir ese sentimiento, incluso cuando sabía que no podía estar con él.

Tal vez no estaba interesado, tal vez no podíamos estar juntos, o tal vez sabía que esa relación no era lo que Dios o la vida quería para mí. Pero independientemente de lo que sabía mentalmente, permanecí emocionalmente atada a esa persona.

No fue hasta que empecé a entender las razones por las que seguía apegada, incluso cuando nunca estaba contenta con eso, y descubrí algunas maneras que me ayudaron a dejar ir ese apego emocional.

ATENCIÓN!
Antes de continuar leyendo, si te interesa MEJORAR tus habilidades sociales, aumentar tu autoestima, tu carisma, confianza para conocer nuevas personas y conectar con ellas fácilmente. Accede a continuación. > Haz click aquí <

¿Por qué nos cuesta desapegarnos emocionalmente?

A menudo, la primera pregunta a la que nos enfrentamos cuando estamos apegados a algo o alguien es, “¿Por qué no podemos dejar ir?” Sabemos que no es saludable y nos estresa, entonces, ¿por qué no podemos seguir adelante? Básicamente se reduce a esto: no estamos seguros de si realmente queremos hacerlo.

Claro, podríamos sentirnos cansados ​​con la situación. Podríamos estar enojados con nosotros mismos, avergonzados, avergonzados y estresados. Podemos asumir fácilmente que queremos dejar ir y simplemente no podemos.

Pero la verdad es que una parte de nosotros no quiere, incluso si no lo admitimos ante nosotros mismos.

Nuestro “yo” interior está compitiendo, una parte de nosotros reconoce el dolor y la inutilidad del mismo, y otra parte de nosotros continúa aferrándose desesperadamente.

Esa parte de nosotros generalmente se aferra a esta persona por múltiples razones: creemos que esta persona satisfará nuestros deseos; no creemos que valgamos más; pensamos que un poco de amor es mejor que nada o no creemos que la vida traerá algo mejor.

Cada una de las razones por las que nos aferramos son creencias que no son ciertas. Si estas son las razones fundamentales por las que nos mantenemos apegados, entonces cada una tiene que ser examinada para que ya no nos retenga.

Cada uno de estos motivos sólo puede remediarse si captamos la realidad de la situación y la aceptamos.

Te puede interesar: Cómo Manejar los Celos en la Pareja.

3 Consejos para liberarte del apego emocional

Aquí hay algunas claves importantes para deshacerte de los apegos emocionales que no son saludables:

1. Aceptar las cosas como son

Esto sucede, ante todo, al ver la relación como realmente es. Esto significa reconocer tus limitaciones. Significa afrontar voluntariamente la verdad.

Cuando alguien te muestre como es, creele. A veces nos obsesionamos sobre lo que tenemos frente a nosotros.

Podemos aferrarnos a la creencia de que alguien cambiará o que la situación es mejor de lo que realmente es. Cuando estamos apegados, tenemos que quitarnos conscientemente las gafas cada vez que nos las volvemos a poner automáticamente.

Una vez que vemos con claridad, se nos invita a aceptar lo que vemos, en lugar de intentar cambiarlo.

Podemos relajar nuestro control y descansar de los esfuerzos que no funcionan. Podemos optar por renunciar al control, renunciando a nuestra necesidad de hacer las cosas diferentes de lo que son.

Cómo dejar ir el apego emocional

2. Ten en cuenta que lo que quieres no esta ahí

Si bien aceptamos las cosas como son, tenemos que decirnos a nosotros mismos que lo que buscamos no se encuentra en ese lugar.

Todos queremos amor. También queremos paz y verdadera alegría. Esos son nuestros deseos más profundos.

Pero en los lazos emocionales poco saludables, no descansamos. No sentimos alegría ni estabilidad.

La alegría que tenemos es endeble y mínima, mezclada con una ansiedad o un dolor impredecibles. Cualquier amor que experimentamos está vacío y prácticamente se cancela con la frustración que sentimos por dentro.

La idea de que lo que estamos buscando no se encuentra en ese lugar es algo que tenemos que procesar internamente. Solo cuando realmente creamos que este apego solo es hiriente, ya no estaremos interesados ​​en él.

3. Cambiar el enfoque hacia ti mismo

El apego nos hace centrar nuestro mundo mental alrededor de la persona con la que no estamos destinados a estar.

Separarse implica hacer planes para nuestra propia vida y preguntarnos honestamente ¿Cómo estoy? ¿Qué puedo hacer por mí mismo? Significa desviar la atención de lo que esta persona está o no está haciendo, cómo se puede sentir o no, y enfocarte en ti mismo.

Si encuentras que necesitas sanar, necesitas consuelo, entonces debes poner de tu parte para empezar a sentirte mejor y decir cambiar tu vida.

También debemos prestar atención a nuestro potencial como persona. Tal vez estamos tan cansados ​​al pensar en la otra persona que nos olvidamos de nuestro valor. Es hora de recuperar eso en ti.

Mira aquí: Cómo evitar que te manipulen emocionalmente.

Cómo superar el apego y la dependencia emocional

Básicamente, dejar ir el apego comienza con una decisión deliberada de hacerlo. Cada vez que vaciles en esa decisión, recuerda realizar las acciones anteriores. También puedes reunirte con amigos o familiares que te darán una visión objetiva de la situación y te ayudarán a pensar con claridad.

No estás solo en esto. El apego no saludable es uno de los problemas más comunes que tenemos que enfrentar.

La montaña rusa de emociones que experimentas también es típica. Eso es normal pero no debes quedarte en ese lugar.

A medida que pase el tiempo, estos sentimientos se extenderán más. Toda es temporal y de hecho, lo superarás.

Celebra cada momento en el que te sientas un poco más libre, cada acción que realices que se enfoque en tu bienestar. Permítete llorar si el dolor surge dentro de ti. Solo vuelve a recordar por qué te dejas ir en primer lugar.

Reconoce que si bien te sientes horrible ahora, realmente cada vez será más fácil. Y está bien cuando retrocedas, siempre que decidas seguir avanzando. Se amable contigo mismo. Se paciente y las cosas mejorarán.

Cómo Superar el Apego Emocional de Pareja

Cómo Superar el Apego Emocional de Pareja

Todos sienten algún tipo de apego a personas, cosas o lugares. Después de todo, si tienes algo bueno en tu vida, tiene sentido que te sientas resistente a perder a esa persona o cosa.

Sin embargo, el apego emocional excesivo no es saludable cuando comienza a perturbar tu vida.

En el caso de las relaciones, los lazos emocionales poco saludables también pueden alterar la vida de tu pareja.

Sin embargo, la línea divisoria entre apegos saludables y no saludables puede ser difícil de descifrar, especialmente si no tienes un precedente de relaciones saludables. Si has estado en una relación abusiva antes, puede ser difícil adaptarte a un equilibrio normal y saludable con tu nueva pareja.

El apego emocional puede llevar a una relación larga y duradera con tu pareja. Si sientes un apego emocional a un objeto o cosa, como un juguete de la infancia, puede ser relajante tenerlo después de un día estresante.

Sin embargo, si te sientes demasiado apego por algo o alguien, puede convertirse en una obsesión peligrosa.

ESPERA!
Si te interesa MEJORAR tus habilidades sociales, aumentar tu autoestima, tu carisma, confianza para conocer nuevas personas y conectar con ellas fácilmente. Accede a continuación. > Haz click aquí <

4 Señales de que soy tóxico en una Relación

Es normal amar y querer a tu pareja o tus cosas. Sin embargo, el comportamiento ferviente y obsesivo puede provocar rupturas y comportamientos intrusivos en tu vida diaria.

Estos son algunos de los comportamientos y patrones comunes que indican que puedes estar desarrollando un apego tóxico.

1. Tus sentimientos dependen de su presencia y atención.

Cualquier relación tiene cierto grado de interdependencia, disfrutas pasar tiempo con tu pareja y te sientes bien cuando están cerca. Sin embargo, la interdependencia de una relación se convierte en una codependencia malsana cuando no te sientes satisfecho a menos que tu pareja este cerca de ti siempre.

En una relación sana, te diviertes con tu pareja, pero también te diviertes por tu cuenta a solas.

En una codependencia poco saludable, no puedes disfrutar haciendo las cosas, y mucho menos sentirte feliz por tu cuenta. Como resultado, comienzas a aferrarte a tu pareja y pides más tiempo juntos, porque de esa manera, pasas menos tiempo sintiéndote vacío por ti mismo.

Lee esto: Cómo llevarme bien con la familia de mi pareja.

2. Sientes que no puedes vivir sin tu pareja

Si sientes una espiral interminable de pensamientos y emociones negativos (incluidos los pensamientos suicidas) ante la idea de estar sin tu pareja, tienes un vínculo emocional poco saludable.

Si estás apegado a un objeto material, una manera fácil de evaluar si es saludable es preguntarte, ¿Puedo vender este artículo y sobrevivir? Si sientes que preferirías tener este objeto antes que tener un lugar para vivir, o artículos básicos esenciales como ropa y comida, entonces puedes tener un apego poco saludable.

3. Te obsesionas con cada uno de sus movimientos

Verificar obsesivamente la ubicación de tu pareja y el estado actual de su whatsapp si esta en línea, como un detective privado, es una señal de problemas de confianza. Preguntarte todo el tiempo ¿Dónde está? Con quien está ¿Está con alguien que le gusta más que yo?

Esto es más tentador en la era de las redes sociales, donde tenemos la capacidad de verificar constantemente las actualizaciones de estado, las publicaciones y si están en línea, pero eso no lo hace saludable.

Tu paranoia puede extenderse a tus familiares, amigos e incluso a tus ex-parejas.

Es normal sentir curiosidad por tu círculo personal y tu historial de citas, pero si retrocedes años en la línea de tiempo de Facebook de la ex de tu pareja, eso podría ser un problema.

Apego Emocional poco Saludable

4. Alberga sentimientos egoístas y prerrogativas

Experimentar estos pensamientos destellantes cuando ves a tu pareja afuera y conversando con amigos o familiares, sin ti, es una señal de alerta de que estás apegado a tu pareja de manera poco saludable y además de que puedes ser la persona tóxica en tu relación.

Cuando un apego se vuelve insalubre, empiezas a pensar que sus vidas deberían girar en torno a ti, y que todo lo bueno en su vida es el resultado de ti.

Es importante darte cuenta de que un apego poco saludable es egoísta. Este es un hecho difícil de aceptar, pero debes reflexionar y preguntarte si eres el tóxico en tu relación.

Si realmente te importa cómo se siente tu pareja y su independencia como persona, tendrías el coraje de dejarla ir, ya sea dejándola pasar el rato con sus amigos por su cuenta o dejándola continuar con su vida después de una ruptura.

Te puede interesar: Cómo dejar de sabotear tu relación de pareja.

Cómo no ser tóxico en una Relación

Una conexión emocional con algo o alguien nunca es malo. Sin embargo, hay una línea entre un apego saludable y uno no saludable.

Si sientes que tienes un apego poco saludable a algo o alguien, puedes solucionarlo.

Escribe las razones por las que te siente así, ¿Te sientes incompleto sin tu pareja? ¿Tienes miedo de perder tu autoestima o estabilidad si alguna vez pierdes ese apego? Puede ser útil discutir estas preguntas con tu pareja o con un terapeuta profesional.

No hay nada de malo en admitir que necesitas que las personas y las cosas que amas permanezcan en tu vida.

Sin embargo, siempre debe ser tu prioridad número uno y, por lo tanto, es importante establecer primero una conexión emocional y saludable contigo mismo.

 

 

NO TE VAYAS!
Si te interesa MEJORAR tus habilidades sociales, aumentar tu autoestima, tu carisma, confianza para conocer nuevas personas y conectar con ellas fácilmente. Accede a continuación. > Haz click aquí <

 

Si te gustó este artículo no olvides compartirlo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.